Ir al contenido principal

Entradas

EL BEBEDOR DE VINO DE PALMA

Entradas recientes

MUERTE

Árboles sin arroz en el plato. Manos taladas a frío y fuego. 

La guerra nunca termina. 

Perras Lazarillo comprando  sangre en centros comerciales. 

Un escuadrón de baobabs presencia los asaltos. Guerreros de Shian con savia en las venas.

No habrá copa de vencedores  ni pipa de la Paz. Mañana saldrán de nuevo  a cortar vida para remendar otras.

Yowó Yowó es momento de quitarse la banda.
Muertos de un lado y muertos del otro. Yowó Yowó regresa a Itaca.


Me llueve

Llueve dentro y afuera.
Me llueve.
Llueve la piel
que exprime
la tormenta de adentro.


Agua que burbujea emociones.
Rocío que limpia zapatos usados.
Mares de tiempo deshumanizado.
Una hora de carne chorreando olvido.


Diluviando afuera y adentro.
Nos llueve.
El primero que separó
al mar de la gota,
lo afuera de adentro.

¿Qué distingue quién
si todo es agua?

la fleur

A chaque voyage
quelque chose meurt,
quelque chose naît.

C´est la plante
quand la fleur se revaille.
Celle-là c´est-ce qui était.

Maintenant c´est mort d´énergie
même si la beauté maximale.





MÁS POEMAS DE CONSTANTINO CAVAFIS

Fui  


Me desaté. Me abandoné del todo y fui.
Hacia los placeres, que medio reales,
medio imaginados en mi cerebro estaban,
fui en la noche iluminada. Y bebí licores fuertes,
como los que beben los temerarios de la voluptuosidad.


La mesa del lado

Apenas tendría veintidós años.
Y sin embargo estoy seguro, que,
hace casi esos años,
este mismo cuerpo lo gocé.
No es en absoluto una exaltación del erotismo.
Y solo poco rato antes entré al casino:
no he tenido tiempo para beber mucho.
El mismo cuerpo yo lo gocé.
Y si no recuerdo dónde -un olvido mío no importa.
Ah mira, ahora que se sentó en la mesa del lado,
conozco cada movimiento que hace
-y por debajo de la ropa desnudos los miembros amados vuelvo a ver.



LA SAL Federico Gallego Rip

Los contrapuestos

Contradicción humana,
reacción mundana.
Un calamar de presidente
en alcohólicos anónimos.
A mayor oscuridad,
más brillo de luna.
Cooperación merendan
do
un helado de mac donalds.

Pero como decía aquel:
"siempre nos quedará París".