Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

¿Y LA MAR?

Pequeños fragmentos de lluvia
unos con otros cosiendo,
en la ventanilla del coche,                     
cadeneta destructible.

Otros bifurcan ruta,
variable trayectoria,
espada en mano                                               a contracorriente del viento.

Ya no saben quién son.
Nunca lo han sabido:
si hilo cristalino, gota...
y vuelta al vapor de sus inicios.

La aguja del tiempo
ha dado la vuelta completamente;
el proceso vital ha concluido
sin haber llegado a definirse.


RECUERDO FUTURISTA

Quisiera tenerte en la Boca,
Buenos Aires querido.

Imperdible me resulta
aquel sustantivo porteño
en el lomo
de ese vetusto libro
que paladearé,
con sustancia,
junto al Caminito
de minúsculos posos de café.

En mi memoria
tatuaré esa vida de tango
asido Pernambuco
en una taza.

Y giro y gira,
la Giralda,
en pasado y en futuro.

SOY

En la Nada Soy
y soy en el sofá de mi casa.

Soy en la luz que se asoma a mi cama
y Soy cuando me tomo un café esa misma mañana.
...
Soy en la sonrisa de mi madre...
y en la tercera raya
del lomo de mi gato
que se alarga desperezándose
al levantarse.

En mi misma Soy
pero me gusta que seamos 2.
Somos y sumamos
y, al final, la suma es Uno.

Y asomándome al pico derecho
de mi Y griega,
veo claramente quien Soy Yo.



POEMA DE WALT WHITMAN

14. Estoy enamorado de cuánto crece al aire libre,
de los hombres que viven entre el ganado,
o de los que paladean el bosque o el océano,
de los constructores de barcos y de los timoneles,
de los hacheros y de los jinetes,
podría comer y dormir con ellos semana tras semana.

Lo más común, vulgar, próximo y simple,...
eso soy Yo,
Yo, buscando mi oportunidad, brindándome
para recibir amplia recompensa,
engalanándome para entregar mi ser
al primero que haya de tomarlo,
sin pedir al cielo que descienda cuando yo lo deseo,
esparciéndolo libremente para siempre.

Versión de León Felipe aletear, planear

LA SABIDURÍA DE LOS CUENTOS DE HADAS (RUDOLF STEINER)

Pero nadie imagine que lo que ocurre durante el sueño en las honduras anímicas, no subsiste asimismo durante el período de vigilia. Un muy interesante descubrimiento de la ciencia espiritual muestra, que el hombre no sólo sueña cuando cree soñar, sino también en la vigilia. En realidad el sueño satura el alma, si bien el individuo no se da cuenta de ello, porque la conciencia de vigilia sofoca, por ser más fuerte, la onírica. Así como se hace más opaca una luz débil por la acción de otra más brillante, así la conciencia diurna ahoga este sueño ininterrumpido que se prosigue incluso durante la vida diurna normal, pero que subsiste en todo momento en el fondo del alma. El hombre, pues siempre sueña, aunque de ello no sea consciente, y de la profusión de los procesos que ocurren en los sueños inconscientes, y que son infinitos en comparación con el devenir de la conciencia diurna, emergen los que afloran a la conciencia, como gota de agua que se separa del amplio mar en el que se conte…