Ir al contenido principal

LA HISTORIA DE LOS 20 EUROS


Me he estado comiendo la cabeza casi todo el viaje a razón de 20 euros. Y lo explico. Nunca quiero coger dinero cuando me voy de viaje con una ONG para darlo allí o comprar cualquier cosa pero en esta ocasión acepté después de convencer a otras personas de que a la vuelta veríamos en qué proyecto podíamos incluir todo aquel dinerillo que la gente quisiera dar, para que conozcan a qué va destinado y sea algo útil a la vez, aunque cueste algo mas de trabajo, debemos ser responsables conociendo la ONG y el proyecto en el que colaboramos y sino es preferible tal y como decía una amiga dar el dinero a aquella persona o personas que viven ahí, a nuestro lado y en las que nunca nos habíamos parado a pensar para ayudarles en algo. Pero tengo debilidad por una señora que es un gran ejemplo de solidaridad y le hacía especial ilusión el que yo les comprara a los niñ@s de Togo algo con los 20 euros, fuese lo que fuese; así que, no me pude negar y una vez allí no hacía sino darle miles de vueltas para ver qué haría con ese dinero. Por un lado, no podía llegar como si fuese Papá Noel repartiendo a l@s niñ@s de la calle chucherías, comida o colores porque es una imagen tan repetida que hay que cambiar del blanc@ de turno que llega a África y que no hace sino dar mala imagen y crear dependencia por muy buena voluntad que le ponga. Un día tienes a 5 niñ@s detrás tuya para que le des algo y al día siguiente al triple. En fin, que la historia acabó en que no hice nada con el billete, lo traigo de regreso y ahora que ya no tiene vuelta atrás, me siento bien conmigo misma, creo que he hecho bien, he sido fiel a mis principios, he aprendido algo más aunque ahora me queda el devolver el dinero con la consiguiente explicación pero que me parece también muy importante el educar, digamoslo así en ese sentido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PEDAGOGÍA DE LA PARTICIPACIÓN INFANTIL

Una pedagogía de la participación infantil debe por lo menos considerar:·La información y comprensión de los niños sobre lo que significa ser sujeto de Derechos y la comprensión e implicaciones de su derecho a la participación.·El estimulo de un estilo de liderazgo no competitivo, donde los aportes se miran no por el niño o la niña que más habla, sino por aquél que más aporta sin pretensiones de protagonismo y competencia individual y que tiene capacidad para representar a sus pares más allá de sus necesidades individuales.·El reconocimiento de los adultos de la capacidad del niño para expresarse, su derecho a ser escuchado y la aceptación de formas de comunicación no únicamente escriturales y orales.·El partir en los procesos pedagógicos de las características del niño/niña por edad, nivel de maduración, características personales y culturales, experiencias, etc. El entorno en que se ha desarrollado, y la vivencia de la participación son elementos que influyen sobre su forma de ser e…

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

Nací en el año 1949. En 1961 empecé la enseñanza media y, en 1967 entré en la universidad. Cumplí los 20 años en pleno auge de las aparatosas revueltas estudiantiles que todos conocéis. En este sentido, creo que se me puede considerar un típico hijo de los años 60. Pasé el período más vulnerable, más inmaduro y, a la vez, más decisivo de mi vida respirando a pleno pulmón el aire salvaje, improvisado y espontáneo de los años 60 que, como es lógico, acabó emborrachándome por completo. ¡Había tantas puertas que debíamos abrir de una patada! Sí. ¡Y que fantástico es tener ante los ojos puertas para que las abriéramos a puntapiés! Y todo eso con los Doors, los Beatles, Bob Dylan y los otros como música de fondo.


Después de leer esto me pregunto: si ahora también vemos puertas a las que darle patadas y abrirlas a puntapiés ¿Por qué no nos parece fantástico hacerlo y nos quedamos pasmados, con…

AMANDO/ARMANDO SUSURRADORES

Armando susurradores Desde hace un tiempo deseaba mostrarles este trabajo. Todo surgió a partir de una actividad con juegos didácticos para niños. Una de esos juegos-aprendizaje tenían que ver con susurradores.
Y como siempre, una idea trae aparejado diez preguntas y las ganas de saber. ¿Qué son? ¿Para qué sirven? ¿Cómo los usan en otros lugares? ¿Dónde se originaron?.....

Los susurradores son tubos de cartón que sirven para transmitir poesías o coplas que se recitan al oído, para lo cual se necesita un tubo de cartón, dos personas y un poema. Son una dulce forma de acercar a dos personas, de regalarle un pensamiento sin invadirla, de transportar a alguien con un mensaje sin moverse del lugar.
Los susurradores transmiten pequeñas piezas literarias al oído de las personas por medio de este elemento.
En el momento en que a la persona se le susurra en el oído la cara de éste va cambiando, de la sonrisa a la meditación o al asombro. (1)
En esa ceremonia íntima se establece un v…