Ir al contenido principal

EL HAMBRE EN EL MUNDO


El hambre en el mundo no es una maldición divina

En los tres últimos años los precios de los alimentos han subido un 83% de media. Según la FAO entre marzo de 2007 y marzo de 2008 el maíz ha subido un 31%, el arroz un 74%, la soja un 87% y el trigo un 130%. Estamos hablando de las materias primas alimenticias que más se consumen en el mundo y sobre todo por las personas más pobres. ¿Nos extraña pues que se produzcan revueltas que se silencian? Jean Ziegler, de la ONU, califica la subida de precios como “un silencioso asesinato en masa”.

Las causas coyunturales de estas subidas son debidas al aumento del precio del petróleo, que incide en los fertilizantes, herramientas, maquinaría y en el transporte; a la presión de los países industrializados para orientar la producción hacia los biocombustibles; al capital especulativo, que invierte ahora en la compra a futuro de algunos alimentos, empujándolos al alza; al cambio climático, que con la sequías duraderas en el tiempo, los huracanes, grandes inundaciones y otros fenómenos meteorológicos no conocidos hasta ahora con tanta intensidad y duración, están destruyendo cosechas en importantes zonas productoras.

Pero lo que importa son las causas estructurales que se remontan a 30 años atrás, cuando el poder monopolista de las grandes transnacionales, a través del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial del Comercio (OMC), imponen las políticas neoliberales de desregularización de los mercados de los alimentos, que desmantela la protección pública a la producción nacional de alimentos, llegando a darse la paradoja de que un productor agrario de un país empobrecido tenga que competir con las grandes empresas agrarias, que sí consiguen subsidios directos o subvenciones indirectas a la exportación.

A partir de 1995 entró en vigor el acuerdo sobre la agricultura en la OMC, esto supuso que los alimentos se convirtieran en una mercancía en los mercados mundiales igual que cualquier otro bien, como un coche o una joya. Muchos países que hasta entonces producían suficiente comida para la alimentación de su gente tuvieron que abrir los mercados a los productos agrarios de las grandes empresas transnacionales. Al mismo tiempo, la mayoría de las regulaciones estatales sobre existencias de reserva, precios, producciones o control de las importaciones y exportaciones fueron desmanteladas gradualmente. Como resultado, según Vía Campesina (organización agraria que aglutina a miles de organizaciones de todo el mundo), las pequeñas explotaciones agrícolas y ganaderas de todo el mundo no han sido capaces de competir en el mercado mundial. Se arruinaron. En Europa, una explotación desaparece cada minuto. En el mundo en vías de desarrollo, ser agricultor o ganadero no es considerado como un trabajo; es un estado de pobreza.

Como conclusión diremos que la liberalización del mercado agrario no es la solución, como se ha demostrado en estos 30 años. Como dice Vía Campesina “ha llegado la hora para que los gobiernos garanticen que los pequeños campesinos accedan a la tierra, a las semillas y al agua, que se protejan los mercados locales de alimentos y que apoyen la agricultura y la ganadería campesina sostenibles. Estas políticas permitirían a millones de familias campesinas vivir decentemente y con dignidad, y contribuirán a sanear el medio ambiente terrestre herido. Y alimentarán al mundo”.

Y en el Primer Mundo ¿qué hacemos? No resignarnos y crear conciencia crítica para cambiar las reglas del juego que favorezcan a la mayoría y no a una minoría, por muy poderosa que sea.

Alianza Castellano-Manchega contra la Pobreza

Comentarios

Entradas populares de este blog

PEDAGOGÍA DE LA PARTICIPACIÓN INFANTIL

Una pedagogía de la participación infantil debe por lo menos considerar:·La información y comprensión de los niños sobre lo que significa ser sujeto de Derechos y la comprensión e implicaciones de su derecho a la participación.·El estimulo de un estilo de liderazgo no competitivo, donde los aportes se miran no por el niño o la niña que más habla, sino por aquél que más aporta sin pretensiones de protagonismo y competencia individual y que tiene capacidad para representar a sus pares más allá de sus necesidades individuales.·El reconocimiento de los adultos de la capacidad del niño para expresarse, su derecho a ser escuchado y la aceptación de formas de comunicación no únicamente escriturales y orales.·El partir en los procesos pedagógicos de las características del niño/niña por edad, nivel de maduración, características personales y culturales, experiencias, etc. El entorno en que se ha desarrollado, y la vivencia de la participación son elementos que influyen sobre su forma de ser e…

LA SABIDURÍA DE LOS CUENTOS DE HADAS (RUDOLF STEINER)

Pero nadie imagine que lo que ocurre durante el sueño en las honduras anímicas, no subsiste asimismo durante el período de vigilia. Un muy interesante descubrimiento de la ciencia espiritual muestra, que el hombre no sólo sueña cuando cree soñar, sino también en la vigilia. En realidad el sueño satura el alma, si bien el individuo no se da cuenta de ello, porque la conciencia de vigilia sofoca, por ser más fuerte, la onírica. Así como se hace más opaca una luz débil por la acción de otra más brillante, así la conciencia diurna ahoga este sueño ininterrumpido que se prosigue incluso durante la vida diurna normal, pero que subsiste en todo momento en el fondo del alma. El hombre, pues siempre sueña, aunque de ello no sea consciente, y de la profusión de los procesos que ocurren en los sueños inconscientes, y que son infinitos en comparación con el devenir de la conciencia diurna, emergen los que afloran a la conciencia, como gota de agua que se separa del amplio mar en el que se conte…

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

Nací en el año 1949. En 1961 empecé la enseñanza media y, en 1967 entré en la universidad. Cumplí los 20 años en pleno auge de las aparatosas revueltas estudiantiles que todos conocéis. En este sentido, creo que se me puede considerar un típico hijo de los años 60. Pasé el período más vulnerable, más inmaduro y, a la vez, más decisivo de mi vida respirando a pleno pulmón el aire salvaje, improvisado y espontáneo de los años 60 que, como es lógico, acabó emborrachándome por completo. ¡Había tantas puertas que debíamos abrir de una patada! Sí. ¡Y que fantástico es tener ante los ojos puertas para que las abriéramos a puntapiés! Y todo eso con los Doors, los Beatles, Bob Dylan y los otros como música de fondo.


Después de leer esto me pregunto: si ahora también vemos puertas a las que darle patadas y abrirlas a puntapiés ¿Por qué no nos parece fantástico hacerlo y nos quedamos pasmados, con…