Ir al contenido principal

MIRANDO AL SUR



En la estela del colonialismo del siglo XIX y amparados tanto por la religión como por los nuevos dogmas de la Ciencia,
los Imperios Europeos (Inglaterra, Francia, Alemania, Bélgica...) recababan de la ciudadanía el apoyo a la nueva misión de
extender la civilización y sus grandes valores para acabar con la “abyección y el fanatismo” de los pueblos primitivos.
Se solicitaban y se bendecían, a través de la Iglesia, de las Sociedades Científicas, Económicas, Geográficas y Culturales, a
los voluntarios “cooperantes” para que se embarcaran y dieran cobertura humanitaria al expolio encubierto o explícito de
recursos naturales y humanos en los nuevos territorios colonizados. Obviamente, esto último no se les explicaba; la motivación
era una especie de “misión” superior, evangelizadora o civilizadora que, sin la menor duda, reportaría la gloria humana
o divina para el intrépido viajero. Una mistificación en toda regla.
El neocolonialismo del siglo XX, más sutil, también requería de personas o instituciones que allanaran el camino de la penetración
económica creando rivalidades o enfrentamientos que permitieran establecer una oligarquía cómplice en la venta
barata de recursos y en la compra cara de armamento y otras lindezas. Por lo general, se trataba de personas cualificadas
técnicamente en el desarrollo económico, especialmente del país neocolonizador.
La Iglesia Católica abre con el Concilio Vaticano II un nuevo camino de emancipación y desarrollo, desde el terreno, con un
recorrido tan encomiable como cuestionado por su jerarquía y por los poderes nacionales o económicos.
Nos encontramos, ahora, en nuestra opinión, en una situación paradójica en la que la cooperación con los países expoliados
no admite demoras, pudiendo llegar a ser un revulsivo social transfronterizo, tanto para nuestro selecto y acotado modelo de
vida como para aquellos desesperados y alejados de los mínimos vitales. Si la ayuda directa a las comunidades del sur es imprescindible
para su mera subsistencia, qué no decir para su futuro. La dependencia y la vinculación económica generada en
la globalidad imperante ha roto sus esquemas de desarrollo y los ha hecho más vulnerables a los avatares propios y ajenos.


Así empieza el cuaderno de bitácora de la exposición "Mirando al sur", una exposición de 25 fotografías en relación a los objetivos del milenio y con el matiz de los cooperantes, en este caso de la ONG SOLMAN.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PEDAGOGÍA DE LA PARTICIPACIÓN INFANTIL

Una pedagogía de la participación infantil debe por lo menos considerar:·La información y comprensión de los niños sobre lo que significa ser sujeto de Derechos y la comprensión e implicaciones de su derecho a la participación.·El estimulo de un estilo de liderazgo no competitivo, donde los aportes se miran no por el niño o la niña que más habla, sino por aquél que más aporta sin pretensiones de protagonismo y competencia individual y que tiene capacidad para representar a sus pares más allá de sus necesidades individuales.·El reconocimiento de los adultos de la capacidad del niño para expresarse, su derecho a ser escuchado y la aceptación de formas de comunicación no únicamente escriturales y orales.·El partir en los procesos pedagógicos de las características del niño/niña por edad, nivel de maduración, características personales y culturales, experiencias, etc. El entorno en que se ha desarrollado, y la vivencia de la participación son elementos que influyen sobre su forma de ser e…

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

Nací en el año 1949. En 1961 empecé la enseñanza media y, en 1967 entré en la universidad. Cumplí los 20 años en pleno auge de las aparatosas revueltas estudiantiles que todos conocéis. En este sentido, creo que se me puede considerar un típico hijo de los años 60. Pasé el período más vulnerable, más inmaduro y, a la vez, más decisivo de mi vida respirando a pleno pulmón el aire salvaje, improvisado y espontáneo de los años 60 que, como es lógico, acabó emborrachándome por completo. ¡Había tantas puertas que debíamos abrir de una patada! Sí. ¡Y que fantástico es tener ante los ojos puertas para que las abriéramos a puntapiés! Y todo eso con los Doors, los Beatles, Bob Dylan y los otros como música de fondo.


Después de leer esto me pregunto: si ahora también vemos puertas a las que darle patadas y abrirlas a puntapiés ¿Por qué no nos parece fantástico hacerlo y nos quedamos pasmados, con…

AMANDO/ARMANDO SUSURRADORES

Armando susurradores Desde hace un tiempo deseaba mostrarles este trabajo. Todo surgió a partir de una actividad con juegos didácticos para niños. Una de esos juegos-aprendizaje tenían que ver con susurradores.
Y como siempre, una idea trae aparejado diez preguntas y las ganas de saber. ¿Qué son? ¿Para qué sirven? ¿Cómo los usan en otros lugares? ¿Dónde se originaron?.....

Los susurradores son tubos de cartón que sirven para transmitir poesías o coplas que se recitan al oído, para lo cual se necesita un tubo de cartón, dos personas y un poema. Son una dulce forma de acercar a dos personas, de regalarle un pensamiento sin invadirla, de transportar a alguien con un mensaje sin moverse del lugar.
Los susurradores transmiten pequeñas piezas literarias al oído de las personas por medio de este elemento.
En el momento en que a la persona se le susurra en el oído la cara de éste va cambiando, de la sonrisa a la meditación o al asombro. (1)
En esa ceremonia íntima se establece un v…