Ir al contenido principal

ALICE



Cuando miré al espejo de la habitación vi, por fin, cara a cara, al elefante. Caminaba despacio, a pequeños pasos pues el habitáculo era casi de sus mismas dimensiones, pero continuaba, seguro, sin detener sus patas que bien conocían y habían transitado ya ese camino fangoso, aunque era la primera vez que llegaba tan lejos.

Veía sus colmillos gastados tras años de luchas y peleas, el marfil que una vez fue de un blanco impoluto dejaba adivinar cada pequeña herida que laceraba todo el esmalte más allá de la superficie. Su piel elevada su dureza a la quinta o décima potencia, o quien sabe, simplemente trataba de esconder, cubrir sus debilidades, intentar que no le volviesen a hacer daño.

Después de transcurrir el tiempo suficiente para ver todos sus miedos en cada poro de su cuerpo, destapó el bote de Diazepán y volvió a meter los 20 comprimidos, abrió la ventana y lo lanzó lo mas lejos que pudo. El elefante tal cual Alicia tras tomarse la poción mágica en el capítulo primero fue encogiéndose hasta desaparecer al igual que los ansiolíticos pero al contrario de tomarse ningún tipo de fármaco ella había saltado al capítulo quinto cuando también a través del espejo vio reflejada aquella ilustración enmarcada y colgada en la pared del cuarto. Se trataba asimismo de la protagonista del cuento de Lewis Carrol y la oruga azul que había aconsejado a la niña cuando se sentía perdida. Al fin y al cabo se encontraba en un planeta de locos y ella podía seguir viviendo un su particular mundo de fantasía.

mis primeros pasos

Comentarios

Entradas populares de este blog

PEDAGOGÍA DE LA PARTICIPACIÓN INFANTIL

Una pedagogía de la participación infantil debe por lo menos considerar:·La información y comprensión de los niños sobre lo que significa ser sujeto de Derechos y la comprensión e implicaciones de su derecho a la participación.·El estimulo de un estilo de liderazgo no competitivo, donde los aportes se miran no por el niño o la niña que más habla, sino por aquél que más aporta sin pretensiones de protagonismo y competencia individual y que tiene capacidad para representar a sus pares más allá de sus necesidades individuales.·El reconocimiento de los adultos de la capacidad del niño para expresarse, su derecho a ser escuchado y la aceptación de formas de comunicación no únicamente escriturales y orales.·El partir en los procesos pedagógicos de las características del niño/niña por edad, nivel de maduración, características personales y culturales, experiencias, etc. El entorno en que se ha desarrollado, y la vivencia de la participación son elementos que influyen sobre su forma de ser e…

LA SABIDURÍA DE LOS CUENTOS DE HADAS (RUDOLF STEINER)

Pero nadie imagine que lo que ocurre durante el sueño en las honduras anímicas, no subsiste asimismo durante el período de vigilia. Un muy interesante descubrimiento de la ciencia espiritual muestra, que el hombre no sólo sueña cuando cree soñar, sino también en la vigilia. En realidad el sueño satura el alma, si bien el individuo no se da cuenta de ello, porque la conciencia de vigilia sofoca, por ser más fuerte, la onírica. Así como se hace más opaca una luz débil por la acción de otra más brillante, así la conciencia diurna ahoga este sueño ininterrumpido que se prosigue incluso durante la vida diurna normal, pero que subsiste en todo momento en el fondo del alma. El hombre, pues siempre sueña, aunque de ello no sea consciente, y de la profusión de los procesos que ocurren en los sueños inconscientes, y que son infinitos en comparación con el devenir de la conciencia diurna, emergen los que afloran a la conciencia, como gota de agua que se separa del amplio mar en el que se conte…

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

Nací en el año 1949. En 1961 empecé la enseñanza media y, en 1967 entré en la universidad. Cumplí los 20 años en pleno auge de las aparatosas revueltas estudiantiles que todos conocéis. En este sentido, creo que se me puede considerar un típico hijo de los años 60. Pasé el período más vulnerable, más inmaduro y, a la vez, más decisivo de mi vida respirando a pleno pulmón el aire salvaje, improvisado y espontáneo de los años 60 que, como es lógico, acabó emborrachándome por completo. ¡Había tantas puertas que debíamos abrir de una patada! Sí. ¡Y que fantástico es tener ante los ojos puertas para que las abriéramos a puntapiés! Y todo eso con los Doors, los Beatles, Bob Dylan y los otros como música de fondo.


Después de leer esto me pregunto: si ahora también vemos puertas a las que darle patadas y abrirlas a puntapiés ¿Por qué no nos parece fantástico hacerlo y nos quedamos pasmados, con…