Ir al contenido principal

UN PERSONAJE EN ESPERA


Nathaniel H.W.K. me dejó en este desierto blanco, perfectamente cuadriculado, abandonado a mi destino. Desde aquel día (llovía en el puerto y los barcos componían un cementerio gris y negro, salvado sólo por los intervalos amarillos y rojos de las líneas de flotación) desde aquel día-digo- mi vida es una incógnita y mi suerte, pura zozobra. Estoy aquí, vestido de gris, con un sombrero de fieltro y unas maletas de cuero que no sé qué portan; estoy aquí, preguntando a nadie, preguntándome a mí mismo, preguntando a Nathaniel H-W-K- Pero no responde. He intentado llamarle por teléfono y no he encontrado ninguno en este desierto (el último teléfono que vi estaba en el María; de eso hace dos capítulos). Sé, al menos, que Terése está cerca, en algún lugar tras el horizonte cuadriculado. Antes de salir para acá le telegrafié anunciándole mi llegada, en el María, a las 13:35. Pero ella no vino (Nathaniel la retuvo, por algún oscuro interés y ahora… ¿estarán juntos, mientras yo permanezco aquí, sin posibilidad alguna de conectar con algún semejante?). Nathaniel me lanzó a esta aventura, me dio la sangre azul de su estilográfica para luego dejarme sin referencias, sin anclajes: vacío. La espera es mi pulso y la soledad el alimento de mi odio. No puedo moverme. No sé moverme sin él. Y sé que ella me espera en algún lugar de este desierto blanco, perfectamente cuadriculado…

-Cuando comencé esta novela no sabía cómo acabarla. Aún lo ignoro. He llegado a este punto sin retorno y sin avance en que las palabras se detienen como ante una presa. Quizás Matías llegue a ver a Terése; quizá no…; quizá Terése busque en otros ojos las lagunas azules que Matías ya no puede ofrecerle; quizá no…

-Pero Nathaniel ¿después de veinte capítulos, andas con esas dudas?

-Así es, amigo, así es: He decidido dejar la novela, al menos unos meses, para que fermente, para que los personajes me dicten algo al oído. De momento, Matías llegó a New York, como sabes. Y allí lo dejé, tras una estela de puntos suspensivos. Te leo las últimas frases: “El María se acercaba lentamente, sin ruido. Matías esperaba ver a Terése esperándolo, vestida, quizá, con aquel traje rojo que le regalara en Madrid. Llovía en el puerto y los barcos componían un cementerio gris y negro salvado sólo por los intervalos amarillos y rojos de las líneas de flotación…”

TEO SERNA- LAS SECRETAS INTENCIONES

Comentarios

Entradas populares de este blog

PEDAGOGÍA DE LA PARTICIPACIÓN INFANTIL

Una pedagogía de la participación infantil debe por lo menos considerar:·La información y comprensión de los niños sobre lo que significa ser sujeto de Derechos y la comprensión e implicaciones de su derecho a la participación.·El estimulo de un estilo de liderazgo no competitivo, donde los aportes se miran no por el niño o la niña que más habla, sino por aquél que más aporta sin pretensiones de protagonismo y competencia individual y que tiene capacidad para representar a sus pares más allá de sus necesidades individuales.·El reconocimiento de los adultos de la capacidad del niño para expresarse, su derecho a ser escuchado y la aceptación de formas de comunicación no únicamente escriturales y orales.·El partir en los procesos pedagógicos de las características del niño/niña por edad, nivel de maduración, características personales y culturales, experiencias, etc. El entorno en que se ha desarrollado, y la vivencia de la participación son elementos que influyen sobre su forma de ser e…

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

Nací en el año 1949. En 1961 empecé la enseñanza media y, en 1967 entré en la universidad. Cumplí los 20 años en pleno auge de las aparatosas revueltas estudiantiles que todos conocéis. En este sentido, creo que se me puede considerar un típico hijo de los años 60. Pasé el período más vulnerable, más inmaduro y, a la vez, más decisivo de mi vida respirando a pleno pulmón el aire salvaje, improvisado y espontáneo de los años 60 que, como es lógico, acabó emborrachándome por completo. ¡Había tantas puertas que debíamos abrir de una patada! Sí. ¡Y que fantástico es tener ante los ojos puertas para que las abriéramos a puntapiés! Y todo eso con los Doors, los Beatles, Bob Dylan y los otros como música de fondo.


Después de leer esto me pregunto: si ahora también vemos puertas a las que darle patadas y abrirlas a puntapiés ¿Por qué no nos parece fantástico hacerlo y nos quedamos pasmados, con…

AMANDO/ARMANDO SUSURRADORES

Armando susurradores Desde hace un tiempo deseaba mostrarles este trabajo. Todo surgió a partir de una actividad con juegos didácticos para niños. Una de esos juegos-aprendizaje tenían que ver con susurradores.
Y como siempre, una idea trae aparejado diez preguntas y las ganas de saber. ¿Qué son? ¿Para qué sirven? ¿Cómo los usan en otros lugares? ¿Dónde se originaron?.....

Los susurradores son tubos de cartón que sirven para transmitir poesías o coplas que se recitan al oído, para lo cual se necesita un tubo de cartón, dos personas y un poema. Son una dulce forma de acercar a dos personas, de regalarle un pensamiento sin invadirla, de transportar a alguien con un mensaje sin moverse del lugar.
Los susurradores transmiten pequeñas piezas literarias al oído de las personas por medio de este elemento.
En el momento en que a la persona se le susurra en el oído la cara de éste va cambiando, de la sonrisa a la meditación o al asombro. (1)
En esa ceremonia íntima se establece un v…