Ir al contenido principal

LA DESPEDIDA

Llegó el domingo pasada la mañana. La luz del sol a través de la ventana apoyaba sus rayos en la aguja que marcaba la una en el reloj de la iglesia.
Se abrazaron. Aquellos que una vez tuvieron a la parca de los sueños hilando por un futuro juntos; ahora se tocaban y se sentían con la intensidad de la piel que quiere conservar en su memoria los últimos abrazos.
Deseo. El dolor trae deseo. No lo había experimentado hasta este ahora. Ni siquiera el enamoramiento y todo un cuerpo de hormonas sin cabeza habían hecho estallar esta emoción tan sublime.
Paradoja. Era ahora que terminaban su relación cuando y cuanto más le deseaba.
Hablaron un buen rato y estallaron más fuegos artificiales. Un conjunto colorido y luminoso de celos. Sí, celos.
Ella intenta sacar de su bolsillo la piedra filosofal que le responda si esto se debe a que ahora está sola y la que abandonó es, en esta ocasión, abandonada. Y lo que estaba arriba (aunque nunca se sintió reina), está abajo.
¿O todo ha sido un conjuro mágico para darse cuenta de que lo amaba? Y, por eso, siente celos, dolor y deseo. ¿Darse cuenta de que aunque no fue un flechazo, el amor ha crecido entre ellos?
La piedra no responde. Y como lo sólido permanece inmutable, pasaron al estado líquido. Y se dejaron fluir. Salieron a comer juntos donde nadie les conocía. Y las aguas trajeron más besos, más caricias...una oleada de implícito sexo. -¿Y por qué no dejarse llevar y tener sexo cuando nos apetezca?- se plantearon. Simplemente eso, sin compromiso. Esta última proposición de la pareja no tenía lógica. ¡Pero...si fue el sexo lo que principalmente falló en la unión de sus cuerpos! ¿O fue el deseo? ¿O faltaban los celos? ¿O ha mudado de piel la serpiente y se ha convertido en tigresa?
Dolor. No se dio cuenta del dolor que aún llevaba dentro por una amante frustrada; por manchar el papel donde su pincel pudiera seguir creando aventuras sexuales rosas, rojas y turquesas.
Pero con él la conexión y la complicidad existían. ¡Faltaba el sexo! Había respeto y amor eterno.
Las lágrimas de aquella comida y el postre de besos dejaron la puerta abierta.
Abierta a seguir viviendo y sintiendo. Y fue el último día que ritualizaron cada una de las letras de D-E-S-P-E-D-I-D-A.
Y volvió el agua y nació el sexo...¿el sexo? ¿Había sentido algo parecido con él hasta el momento?
Se bañaron desnudos en aquella tarde-noche de reflejos de una luna llena, llena de amor.
Dándose las gracias, cerrando todo doloroso y pesado pasado, dando luz a lo que vendrá. En un solsticio de verano.
Quedaría bonito terminar aquí. Pero lo oscuro también ha de salir, para darle luz...para amarlo.
Si me amo puedo amar ¿no es así?
Y entonces al volante de la vida y de su coche tuvo que salir aquel desgarrador grito y llanto porque desgarrado estaba su pecho.
Miedo. ¿Era miedo de quedarse sola? ¿De equivocarse? ¿De sentir hasta en ese extremo?

Llegó exhausta a casa y miró la luna y la luna la miró a ella. Le meció el mar y puso sobre él sus deseos.
Ilumíname luna, ilumina mis sueños.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PEDAGOGÍA DE LA PARTICIPACIÓN INFANTIL

Una pedagogía de la participación infantil debe por lo menos considerar:·La información y comprensión de los niños sobre lo que significa ser sujeto de Derechos y la comprensión e implicaciones de su derecho a la participación.·El estimulo de un estilo de liderazgo no competitivo, donde los aportes se miran no por el niño o la niña que más habla, sino por aquél que más aporta sin pretensiones de protagonismo y competencia individual y que tiene capacidad para representar a sus pares más allá de sus necesidades individuales.·El reconocimiento de los adultos de la capacidad del niño para expresarse, su derecho a ser escuchado y la aceptación de formas de comunicación no únicamente escriturales y orales.·El partir en los procesos pedagógicos de las características del niño/niña por edad, nivel de maduración, características personales y culturales, experiencias, etc. El entorno en que se ha desarrollado, y la vivencia de la participación son elementos que influyen sobre su forma de ser e…

LA SABIDURÍA DE LOS CUENTOS DE HADAS (RUDOLF STEINER)

Pero nadie imagine que lo que ocurre durante el sueño en las honduras anímicas, no subsiste asimismo durante el período de vigilia. Un muy interesante descubrimiento de la ciencia espiritual muestra, que el hombre no sólo sueña cuando cree soñar, sino también en la vigilia. En realidad el sueño satura el alma, si bien el individuo no se da cuenta de ello, porque la conciencia de vigilia sofoca, por ser más fuerte, la onírica. Así como se hace más opaca una luz débil por la acción de otra más brillante, así la conciencia diurna ahoga este sueño ininterrumpido que se prosigue incluso durante la vida diurna normal, pero que subsiste en todo momento en el fondo del alma. El hombre, pues siempre sueña, aunque de ello no sea consciente, y de la profusión de los procesos que ocurren en los sueños inconscientes, y que son infinitos en comparación con el devenir de la conciencia diurna, emergen los que afloran a la conciencia, como gota de agua que se separa del amplio mar en el que se conte…

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

Nací en el año 1949. En 1961 empecé la enseñanza media y, en 1967 entré en la universidad. Cumplí los 20 años en pleno auge de las aparatosas revueltas estudiantiles que todos conocéis. En este sentido, creo que se me puede considerar un típico hijo de los años 60. Pasé el período más vulnerable, más inmaduro y, a la vez, más decisivo de mi vida respirando a pleno pulmón el aire salvaje, improvisado y espontáneo de los años 60 que, como es lógico, acabó emborrachándome por completo. ¡Había tantas puertas que debíamos abrir de una patada! Sí. ¡Y que fantástico es tener ante los ojos puertas para que las abriéramos a puntapiés! Y todo eso con los Doors, los Beatles, Bob Dylan y los otros como música de fondo.


Después de leer esto me pregunto: si ahora también vemos puertas a las que darle patadas y abrirlas a puntapiés ¿Por qué no nos parece fantástico hacerlo y nos quedamos pasmados, con…