Ir al contenido principal

Cuentos Maravillosos de las orillas del río Níger

Los Cuentos Maravillosos de las orillas del río Níger publicados por Safiatou Amadou y José Manuel Pedrosa en Miraguano Ediciones son un reflejo, como expresa su editor, de “la cultura tradicional de un pueblo cuyo modo de expresión esencial, un siglo tras otro, ha sido esa voz que ahora prolonga su vida en la escritura” (p. 12). Estas voces, fijadas en el tiempo a través de la escritura, constituyen una pequeña representación de un patrimonio cultural mucho más amplio, el de la tradición oral de la etnia djerma-songay, pueblo de agricultores sedentarios afincados desde el siglo VII en las orillas del Níger. Las palabras que se reúnen en este libro son “palabras que los djerma-songay pronunciaron con su acento propio pero que otros pueblos relatan con el acento de otros lugares, haciendo justicia a lo que de forma más profunda y auténtica caracteriza a los cuentos: el ser de cada uno y el ser de todos, el no ser en exclusiva de nadie” (p. 16). No podríamos encontrar una definición más acertada de la universalidad del cuento que la que nos ofrece el propio J.M.Pedrosa en su excelente prólogo, en el que encontramos un minucioso estudio de los relatos desde el punto de vista de la Literatura Comparada. El trabajo preliminar aporta al lector una idea certera del mestizaje entre culturas y tradiciones y, al mismo tiempo, contribuye a demostrar que“bajo los tonos distintos de nuestra piel y los registros diferentes de nuestras lenguas, laten culturas, pensamientos, sentimientos y emociones más parecidos y cercanos de lo que mucha gente está dispuesta a creer” (p. 13)
 Librería Desnivel - Cuentos maravillosos de las orillas ...

J.M. Pedrosa ejemplifica las anteriores afirmaciones a través de sugerentes paralelismos entre cuentos, motivos, leyendas y tradiciones recogidas del acerbo cultural de los djerma-songay y otros textos extraídos de diferentes tradiciones de todo el mundo. Desde el cuento “Del galápago et del Ximio”, recogido en el Calila et Dimna por el rey Sabio, hasta relatos del Soushenji, la gran compilación de cuentos chinos realizada por Gao Bao en el siglo IV, pasando por pasajes del Ricardo III de William Shakespeare o del Persiles y Segismunda de Miguel de Cervantes.

Especialmente sorprendentes y atractivos resultan las analogías de las leyendas y supersticiones de los djerma-songay con otras mucho más cercanas a nuestra tradición. Por ejemplo, las leyendas número 74 y 75, recogidas directamente por Safiatou Amadou de boca de su madre, tituladas “La aparición protectora en medio de la noche” tienen una motivación parecida a la leyenda urbana contemporánea de “La autoestopista fantasma”, compilada por el propio J.M. Pedrosa en La autoestopista fantasma y otras leyendas urbanas (Madrid: Páginas de espuma, 2004). Otras similitudes llamativas aparecen al comparar los textos con supersticiones populares andaluzas recogidas por Alejandro Guichot y Sierra[1] o por el emblemático etnólogo Julio Caro Baroja[2].

J.M. Pedrosa cierra su exhaustivo prólogo con la alusión a una serie de creencias relativas al ciclo de la vida - concepción, embarazo, nacimiento y muerte - extraídas igualmente de la tradición djerma-songay. Dichas creencias, como demuestra Pedrosa, cuentan con numerosas variantes atestiguadas en la geografía nacional a través de la Encuesta promovida en toda España por el Ateneo de Madrid entre los años 1901 y 1902. Los datos en torno a “Vaticinios respecto al sexo y cómo se hacen. Creencias acerca de la influencia del año, mes, día y hora y fase de la luna en que ocurra el nacimiento” coinciden asombrosamente con las creencias recogidas a orillas del río Níger. Como explica J.M. Pedrosa, “desde el momento de la concepción hasta el momento de la muerte, la vida de los djerma-songay de Níger se halla rodeada de magias, de maravillas, de hechizos, de pequeños milagros (...) palabras con las que los djerma-songay intentan interpretar los avatares de la vida y de la muerte, los misterios que rodean a los hombres y mujeres de la sabana, inmersos en un mundo al mismo tiempo peligroso y paradisíaco, precario para los individuos y perdurable para los hombres” (p. 73). Los lectores comprobarán que  estos “avatares de la vida y de la muerte” son comunes a toda la humanidad y permanecen insertos en la imaginación y creencias de todos los pueblos superando distancias geográficas y temporales.

Los ochenta relatos que recopila el libro incluyen una serie de cuentos etiológicos protagonizados en su mayoría por animales, un grupo central de relatos de magia más extensos con personajes humanos y un conjunto final de textos más breves que desarrollan diferentes prohibiciones, creencias y leyendas de los djerma-songay.

En los primeros relatos del libro podemos descubrir cómo el cielo se alejó de la tierra por culpa de una mujer curiosa que infringe la prohibición de majar el grano, que el arco iris es en realidad una serpiente-genio que sube al cielo para beberse el agua de la lluvia o de dónde provienen las características distintivas de los animales de la sabana. El lector podrá seguir igualmente las peripecias de los diferentes animales “tipo” de los cuentos africanos, que enseñan al oyente cómo la inteligencia triunfa siempre por encima del tamaño y la fuerza. De este modo la astuta tortuga, a pesar de su lentitud, podrá vencer siempre a sus contrincantes y la liebre, el animal más sagaz de la sabana, consigue engañar a la pantera, al elefante y al león y obtener la mano de una hermosa princesa.

Los relatos centrales comprenden hermosos cuentos de magia como “La joven de mantequilla que se derritió al freír sésamo”, una singular narración que pone de relieve la importancia de la maternidad dentro de la tradición africana desarrollando el siguiente argumento: una anciana señora sin hijos encuentra un día una hermosa muchacha barriendo su casa, la joven “le explicó que ella no era sino la mantequilla que tenía guardada en el “degara” de su casa, y que Dios, apiadado por la desesperación de la mujer había dispuesto que aquella mantequilla se transformara en muchacha”. La mujer decide adoptar a la excepcional muchacha y darle el nombre de Mantequillita:” Mantequillita  ayudaba a su madre en todas las tareas domésticas, excepto en la cocina, ya que por ser de mantequilla, podría derretirse con sólo acercarse al fuego” (p. 181)

El cuento de “Los hermanos gemelos, la serpiente y el antílope” expone el tema del doble, de la fidelidad y del engaño a través de las aventuras de dos hermanos gemelos que vencen dos terribles maldiciones. El motivo de la identificación del  vencedor por medio de un zapato olvidado, que reproducimos a continuación, nos recuerda inevitablemente al cuento europeo de Cenicienta y es otra muestra de la universalidad de los motivos folklóricos: “ El muchacho dejó a propósito allí uno de sus zapatos y la funda de su espada, y fue a alojarse a casa de una vieja que vivía apartada del pueblo.(...)Todos los muchachos del pueblo hicieron la prueba del zapato y de la funda de la espada, pero a ninguno les quedó bien el zapato, ni se ajustaron sus espadas a la funda.” (p. 192) . En el relato siguiente “El niño que venció al diablo y se supo gracias a su zapato” se incluye el mismo motivo de reconocimiento del héroe mediante un objeto olvidado a propósito.

El cuento número 37, “La princesa que se casó con una serpiente de setecientos años”, a nuestro juicio uno de los más bellos, integra el difundido tópico universal del tabú de mirar al esposo sobrenatural, que una vez roto, origina la huida del cónyuge maravilloso. La comparación de los
motivos de este relato con los de la historia de Psique y Cupido, relatada por Apuleyo en su conocida novela Asinus Aureus, puede ser muy útil, como afirma J.M. Pedrosa en su prólogo,
“ para que podamos hacernos una idea de las complejas posibilidades combinatorias de las piezas que constituyen el engranaje narrativo de los cuentos, y también de las muchas y variadas opciones de análisis que nos ofrece este repertorio de relatos djerma-songay” (p. 31).

http://www.culturaspopulares.org/textos2/notas/alvarez.htm

Comentarios

Entradas populares de este blog

PEDAGOGÍA DE LA PARTICIPACIÓN INFANTIL

Una pedagogía de la participación infantil debe por lo menos considerar:·La información y comprensión de los niños sobre lo que significa ser sujeto de Derechos y la comprensión e implicaciones de su derecho a la participación.·El estimulo de un estilo de liderazgo no competitivo, donde los aportes se miran no por el niño o la niña que más habla, sino por aquél que más aporta sin pretensiones de protagonismo y competencia individual y que tiene capacidad para representar a sus pares más allá de sus necesidades individuales.·El reconocimiento de los adultos de la capacidad del niño para expresarse, su derecho a ser escuchado y la aceptación de formas de comunicación no únicamente escriturales y orales.·El partir en los procesos pedagógicos de las características del niño/niña por edad, nivel de maduración, características personales y culturales, experiencias, etc. El entorno en que se ha desarrollado, y la vivencia de la participación son elementos que influyen sobre su forma de ser e…

LA SABIDURÍA DE LOS CUENTOS DE HADAS (RUDOLF STEINER)

Pero nadie imagine que lo que ocurre durante el sueño en las honduras anímicas, no subsiste asimismo durante el período de vigilia. Un muy interesante descubrimiento de la ciencia espiritual muestra, que el hombre no sólo sueña cuando cree soñar, sino también en la vigilia. En realidad el sueño satura el alma, si bien el individuo no se da cuenta de ello, porque la conciencia de vigilia sofoca, por ser más fuerte, la onírica. Así como se hace más opaca una luz débil por la acción de otra más brillante, así la conciencia diurna ahoga este sueño ininterrumpido que se prosigue incluso durante la vida diurna normal, pero que subsiste en todo momento en el fondo del alma. El hombre, pues siempre sueña, aunque de ello no sea consciente, y de la profusión de los procesos que ocurren en los sueños inconscientes, y que son infinitos en comparación con el devenir de la conciencia diurna, emergen los que afloran a la conciencia, como gota de agua que se separa del amplio mar en el que se conte…

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

Nací en el año 1949. En 1961 empecé la enseñanza media y, en 1967 entré en la universidad. Cumplí los 20 años en pleno auge de las aparatosas revueltas estudiantiles que todos conocéis. En este sentido, creo que se me puede considerar un típico hijo de los años 60. Pasé el período más vulnerable, más inmaduro y, a la vez, más decisivo de mi vida respirando a pleno pulmón el aire salvaje, improvisado y espontáneo de los años 60 que, como es lógico, acabó emborrachándome por completo. ¡Había tantas puertas que debíamos abrir de una patada! Sí. ¡Y que fantástico es tener ante los ojos puertas para que las abriéramos a puntapiés! Y todo eso con los Doors, los Beatles, Bob Dylan y los otros como música de fondo.


Después de leer esto me pregunto: si ahora también vemos puertas a las que darle patadas y abrirlas a puntapiés ¿Por qué no nos parece fantástico hacerlo y nos quedamos pasmados, con…