domingo, 14 de noviembre de 2010

PEDAGOGÍA DE LA PARTICIPACIÓN INFANTIL


Una pedagogía de la participación infantil debe por lo menos considerar:

· La información y comprensión de los niños sobre lo que significa ser sujeto de Derechos y la comprensión e implicaciones de su derecho a la participación.

· El estimulo de un estilo de liderazgo no competitivo, donde los aportes se miran no por el niño o la niña que más habla, sino por aquél que más aporta sin pretensiones de protagonismo y competencia individual y que tiene capacidad para representar a sus pares más allá de sus necesidades individuales.

· El reconocimiento de los adultos de la capacidad del niño para expresarse, su derecho a ser escuchado y la aceptación de formas de comunicación no únicamente escriturales y orales.

· El partir en los procesos pedagógicos de las características del niño/niña por edad, nivel de maduración, características personales y culturales, experiencias, etc. El entorno en que se ha desarrollado, y la vivencia de la participación son elementos que influyen sobre su forma de ser e involucrarse en los procesos.

· Facilitación de ambientes de aprendizaje a través de la lúdica que posibilitan llegar mucho más fácilmente a las condiciones del niño y sus intereses. Se ha encontrado que los grupos deportivos, la organización y participación a través de los mecanismos administrativos locales; y formas de expresión diferentes al texto escrito o verbal son medios para recoger la opinión de los niños y las niñas

· Procesos de información y reflexión que les aporte a los niños y las niñas elementos teóricos y empíricos para la construcción de sus propios juicios, significados, sentidos de las cosas y la realidad. El acceso a la información es una condición para el desarrollo de la capacidad de participación. No se pueden recoger las percepciones de los niños sobre si situación de Derechos si no tienen la información y comprensión sobre los mismos.

· Reflexión sobre el concepto de democracia y su sentido y práctica en la vida cotidiana.

· Generar espacios para la práctica de la participación por si mismo constituye un medio para su aprendizaje.

Cualquier aproximación a una pedagogía de la participación deberá involucrar transformaciones en las estructuras de poder, en la forma como se plantean las relaciones y los roles adultos en relación con la infancia, no pueden estar aislados de otros procesos públicos y privados de los sujetos participantes, de sus propios preconceptos, y los aspectos anteriormente analizados.

fuente