Ir al contenido principal

No "ahora esto, ahora lo otro" (1ª parte)

No “ahora esto, ahora lo otro”

La actividad sin fin del Espacio Consciente que nos sostiene a nosotros y a todos los seres es ilimitada. Nace y muere como las diez direcciones del universo y como todos los espacios y lugares, las piedras y las hojas, y los distintos aspectos que suben y bajan dentro de estas diez direcciones.

Nuestra conciencia de ello se limita a lo que observamos y la mayor parte de lo que observamos está limitado por los tres klesas de la pasión, la agresión y la estupidez. Cuando movemos nuestras manos y pies, la actividad de luminosidad sin fin mueve las manos y los pies., y es las manos y los pies. Pero no nos damos cuenta porque casi con cada paso, no sentimos ese paso. Estamos demasiado ocupados escapando de algo que sucedió en el pasado o persiguiendo algo que podría o no suceder en el futuro. Si nos damos cuenta de nuestros pies, por lo general es porque esperamos que alguien admire nuestros zapatos o por una ampolla en la parte posterior de nuestro talón. Tomamos una copa, pero no sentimos ese toque íntimo, ya que nos centramos sólo en lo que vamos a hacer con la copa.

Pero manos y pies no están encerrados en una dura concha que deba ser rota. No hay nada que nos impida sentir la copa en nuestras manos, de estar justo donde nos encontramos, de estar vivos en nuestra vida. Podemos respirar este aire. Podemos ver, podemos oír. Podemos dejar de estrechar y centrar la atención en bucles discursivos absurdos, repetitivos y obsesivos y otras tantas tonalidades emocionales. Podemos. No hay nada que nos impida dejar de hacer eso.

Cuando empezamos a abrirnos a nuestras vidas tal como son, como los Budas y Ancestros Despiertos nos invitan a hacerlo, entonces hay un margen para darnos cuenta de cuánto espacio está disponible para nosotros para vivirlo. Cuando practicamos la Vía que nos ha sido tan generosamente expuesta por nuestro linaje de Budas y Ancestros Despiertos, empezamos a darnos cuenta que este espacio se está abriendo en forma de nosotros y que nosotros mismos nos estamos abriendo como tal espacio.

Cuando estamos sentados, de pie, caminando y tumbados dentro de la práctica continua, entonces nuestra práctica continua es la actividad ilimitada de las diez direcciones. La actividad sin límites que es la práctica continua ha sido siempre así, tanto si la hemos practicado como si no. Actividad sin límites, práctica continua, tesoro de luminosidad, actividad del Espacio Consciente, no es una esencia abstracta o idea religiosa. Se convierte por nosotros en algo real, como lo fue siempre cuando practicamos continuamente esta actividad sin límites, al manifestar y sostener los preceptos y las instrucciones. Cuando nos enganchamos activamente con la Vía, entonces no hay forma en que la Vía no nos satisfaga y no hay forma de estar separados de ella. La práctica continua nos sostiene activamente a través de la práctica continua.

Así que, Dogen Zenji dice:

La práctica continua que actualiza la práctica continua no es otra cosa que nuestra práctica continua ahora. El inmediato “ahora” de la práctica continua no es algo que hayas traído contigo de antes de ahora. El ahora de la práctica continua no surge de, o va a, o entra en, o sale de, un “yo”. El tiempo que llamamos “ahora” no existía antes de la práctica continua.
El momento en que la práctica continua se manifiesta es lo que puede llamarse “ahora”.


ANZAN HOSHIN

Comentarios

Entradas populares de este blog

PEDAGOGÍA DE LA PARTICIPACIÓN INFANTIL

Una pedagogía de la participación infantil debe por lo menos considerar:·La información y comprensión de los niños sobre lo que significa ser sujeto de Derechos y la comprensión e implicaciones de su derecho a la participación.·El estimulo de un estilo de liderazgo no competitivo, donde los aportes se miran no por el niño o la niña que más habla, sino por aquél que más aporta sin pretensiones de protagonismo y competencia individual y que tiene capacidad para representar a sus pares más allá de sus necesidades individuales.·El reconocimiento de los adultos de la capacidad del niño para expresarse, su derecho a ser escuchado y la aceptación de formas de comunicación no únicamente escriturales y orales.·El partir en los procesos pedagógicos de las características del niño/niña por edad, nivel de maduración, características personales y culturales, experiencias, etc. El entorno en que se ha desarrollado, y la vivencia de la participación son elementos que influyen sobre su forma de ser e…

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

Nací en el año 1949. En 1961 empecé la enseñanza media y, en 1967 entré en la universidad. Cumplí los 20 años en pleno auge de las aparatosas revueltas estudiantiles que todos conocéis. En este sentido, creo que se me puede considerar un típico hijo de los años 60. Pasé el período más vulnerable, más inmaduro y, a la vez, más decisivo de mi vida respirando a pleno pulmón el aire salvaje, improvisado y espontáneo de los años 60 que, como es lógico, acabó emborrachándome por completo. ¡Había tantas puertas que debíamos abrir de una patada! Sí. ¡Y que fantástico es tener ante los ojos puertas para que las abriéramos a puntapiés! Y todo eso con los Doors, los Beatles, Bob Dylan y los otros como música de fondo.


Después de leer esto me pregunto: si ahora también vemos puertas a las que darle patadas y abrirlas a puntapiés ¿Por qué no nos parece fantástico hacerlo y nos quedamos pasmados, con…

AMANDO/ARMANDO SUSURRADORES

Armando susurradores Desde hace un tiempo deseaba mostrarles este trabajo. Todo surgió a partir de una actividad con juegos didácticos para niños. Una de esos juegos-aprendizaje tenían que ver con susurradores.
Y como siempre, una idea trae aparejado diez preguntas y las ganas de saber. ¿Qué son? ¿Para qué sirven? ¿Cómo los usan en otros lugares? ¿Dónde se originaron?.....

Los susurradores son tubos de cartón que sirven para transmitir poesías o coplas que se recitan al oído, para lo cual se necesita un tubo de cartón, dos personas y un poema. Son una dulce forma de acercar a dos personas, de regalarle un pensamiento sin invadirla, de transportar a alguien con un mensaje sin moverse del lugar.
Los susurradores transmiten pequeñas piezas literarias al oído de las personas por medio de este elemento.
En el momento en que a la persona se le susurra en el oído la cara de éste va cambiando, de la sonrisa a la meditación o al asombro. (1)
En esa ceremonia íntima se establece un v…