Ir al contenido principal

ABROCHAR UN BOTÓN

A veces, nos encontramos con prendas de ropa ligadas a pequeñas piezas de metal, hueso, nácar u otra materia, tal y como indica la definición de la Real Academia Española, que nos sirven para que chaquetas, camisas, pantalones, jerséis, abrigos o cazadoras queden aseguradas en nuestro cuerpo cubriendo cualquier parte del mismo. Predominan las de forma circular aunque sin excluir las triangulares, ovaladas y cúbicas, entre otras.

No es habitual encontrarlas en un par de calcetines, pero nada es descartable, y menos cuando se trata de modas. Van cosidas o pegadas, y se trata de unirlas a otra parte de la prenda como si hubiese encontrado a su media naranja. Dícese a esta media naranja, en numerosas ocasiones, ojal.

Ahora sí, sin más preámbulos diremos que este objeto se llama botón, y la acción de asegurar, por ejemplo, la bata guateada de la señora Teresa que vive en el quinto C, abrochar.


Todos nacemos con total ignorancia sobre esta acción. Así, su aprendizaje se convierte, en muchas ocasiones, en una ardua tarea como puede ser el caso de un niño en el jardín de infantes cuando su maestra pierde la paciencia al repetirle varias veces que hay que introducir el botón en el ojal. Pero ¿qué es el ojal?- se preguntará el niño. Sí, el ojal es aquel agujero por el que debe introducirse el botón (¡ay!, a mí particularmente me gusta abotonarme los grandes y de color morado). Bueno, el caso es que suele suceder que el ojal es más pequeño que el botón, o el botón es más grande que el ojal o…no sé. ¡Qué difícil es abrocharse un botón!


(Mis primeros pasos) Guacalita.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PEDAGOGÍA DE LA PARTICIPACIÓN INFANTIL

Una pedagogía de la participación infantil debe por lo menos considerar:·La información y comprensión de los niños sobre lo que significa ser sujeto de Derechos y la comprensión e implicaciones de su derecho a la participación.·El estimulo de un estilo de liderazgo no competitivo, donde los aportes se miran no por el niño o la niña que más habla, sino por aquél que más aporta sin pretensiones de protagonismo y competencia individual y que tiene capacidad para representar a sus pares más allá de sus necesidades individuales.·El reconocimiento de los adultos de la capacidad del niño para expresarse, su derecho a ser escuchado y la aceptación de formas de comunicación no únicamente escriturales y orales.·El partir en los procesos pedagógicos de las características del niño/niña por edad, nivel de maduración, características personales y culturales, experiencias, etc. El entorno en que se ha desarrollado, y la vivencia de la participación son elementos que influyen sobre su forma de ser e…

LA SABIDURÍA DE LOS CUENTOS DE HADAS (RUDOLF STEINER)

Pero nadie imagine que lo que ocurre durante el sueño en las honduras anímicas, no subsiste asimismo durante el período de vigilia. Un muy interesante descubrimiento de la ciencia espiritual muestra, que el hombre no sólo sueña cuando cree soñar, sino también en la vigilia. En realidad el sueño satura el alma, si bien el individuo no se da cuenta de ello, porque la conciencia de vigilia sofoca, por ser más fuerte, la onírica. Así como se hace más opaca una luz débil por la acción de otra más brillante, así la conciencia diurna ahoga este sueño ininterrumpido que se prosigue incluso durante la vida diurna normal, pero que subsiste en todo momento en el fondo del alma. El hombre, pues siempre sueña, aunque de ello no sea consciente, y de la profusión de los procesos que ocurren en los sueños inconscientes, y que son infinitos en comparación con el devenir de la conciencia diurna, emergen los que afloran a la conciencia, como gota de agua que se separa del amplio mar en el que se conte…

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

Nací en el año 1949. En 1961 empecé la enseñanza media y, en 1967 entré en la universidad. Cumplí los 20 años en pleno auge de las aparatosas revueltas estudiantiles que todos conocéis. En este sentido, creo que se me puede considerar un típico hijo de los años 60. Pasé el período más vulnerable, más inmaduro y, a la vez, más decisivo de mi vida respirando a pleno pulmón el aire salvaje, improvisado y espontáneo de los años 60 que, como es lógico, acabó emborrachándome por completo. ¡Había tantas puertas que debíamos abrir de una patada! Sí. ¡Y que fantástico es tener ante los ojos puertas para que las abriéramos a puntapiés! Y todo eso con los Doors, los Beatles, Bob Dylan y los otros como música de fondo.


Después de leer esto me pregunto: si ahora también vemos puertas a las que darle patadas y abrirlas a puntapiés ¿Por qué no nos parece fantástico hacerlo y nos quedamos pasmados, con…