Ir al contenido principal

LAS PERSEIDAS




O lluvia de meteoros, pequeñas partículas que se convierten en magníficos fuegos artificiales (esta vez más naturales). El foco radiante está situado en la constelación de Perseo. La popularidad de las Perseidas se fundamenta en primer lugar en la dimensión del fenómeno, en las favorables condiciones de visibilidad de las noches veraniegas y … en la carga de significados de la mitología ancestral. El mito de Perseo es posiblemente el mito más profundo y más complejo de la cultura greco-latina. Perseo es el héroe enamorado de Andrómeda, encadenada a una roca y a punto de ser devorada por el monstruo marino. Perseo para liberar a su amada asume la aventura de enfrentarse y capturar la cabeza de Medusa, cabeza-máscara del furor guerrero, de grito horripilante y mirada tan penetrante que petrifica y que representa la imagen del Terror (con enormes mayúsculas), el frío al límite de la muerte. Pero Perseo es el héroe del amor por excelencia, el héroe del querer en su sentido más amplio de relación entre pensamiento y voluntad. Querer como elección, decisión consciente y elegida, se lo que quiero; querer como entrega emocional, estar profundamente rendido y convencido; y querer como determinación ejecutiva, estar dispuesto a llevar adelante el propósito, ser capaz de lo que sea (una posibilidad de ser incluso aterradora). Perseo es hijo de Zeus que fecundó a su madre Dánae mediante la famosa lluvia de polvo de oro. Y en su proyecto cuenta con los apoyos de Atenea, diosa guerrera de la sabiduría y Hermes, mensajero de los dioses, representante del comercio y la comunicación. Menudos ingredientes: sabiduría y comunicación. Atenea le da el escudo-espejo, desde entonces el espejo que acompañará muchas veces a las grandes diosas y se convertirá en el gran símbolo de sabiduría profunda y la multilateralidad especular (lo que en el siglo XX desarrollará el movimiento cubista). El saber ver con los ojos de la inteligencia. Cuando Medusa se vea reflejada en el espejo quedará paralizada. Es la clave de la estrategia, hacer que el otro se vea a sí mismo tal cual es. Hermes le da el harpe, una espada irrompible y curva, casi como una hoz, para cortar la cabeza de Medusa. Las herramientas imprescindibles para ir hacia adelante.


Realiza un proceso de cuidadosa preparación. Empieza por ver, distinguir e identificar su objetivo, y tras esta ligera idea pasa a apropiarse de las otras miradas. Roba el único ojo de las tres Greas (la tríada de viejas-feas-malas y sus connotaciones) y aprende las otras maneras de ver, las miradas de la experiencia desde los otros lados, desde los puntos de vista desde fuera de nosotros. Sólo entonces irá al encuentro de las ninfas (jóvenes-bellas-buenas…) de Estigía, del inframundo o sea a los territorios inconscientes, al descubrimiento de la mirada desde los puntos de vista de la oscuridad interior. Entonces obtendrá otros tres instrumentos fundamentales: las sandalias aladas que le permiten volar, el casco de Hades que lo hacen invisible y el zurrón o kíbisis, para guardar la Medusa y protegerse de su mirada. Las herramientas de arriba, abajo y detrás. Avanzará hacia Medusa mirando hacia atrás, elude el avance frontal, la linealidad directa y logra su pleno éxito. En el dibujo del firmamento la constelación de Perseo sujeta la cabeza de Medusa. Perseo y Medusa son el núcleo emisor de las fugaces luces nocturnas y una potente luz que ha encendido la inspiración de la creación artística en todos los tiempos. Algunas obras significativas: La escultura excepcional del Perseo de Salvador Dalí. En pintura, por ejemplo, la obra de la lluvia de oro de Dánae, de Tiziano en el Museo del Prado. meteórica. En otro post le echaremos el ojo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PEDAGOGÍA DE LA PARTICIPACIÓN INFANTIL

Una pedagogía de la participación infantil debe por lo menos considerar:·La información y comprensión de los niños sobre lo que significa ser sujeto de Derechos y la comprensión e implicaciones de su derecho a la participación.·El estimulo de un estilo de liderazgo no competitivo, donde los aportes se miran no por el niño o la niña que más habla, sino por aquél que más aporta sin pretensiones de protagonismo y competencia individual y que tiene capacidad para representar a sus pares más allá de sus necesidades individuales.·El reconocimiento de los adultos de la capacidad del niño para expresarse, su derecho a ser escuchado y la aceptación de formas de comunicación no únicamente escriturales y orales.·El partir en los procesos pedagógicos de las características del niño/niña por edad, nivel de maduración, características personales y culturales, experiencias, etc. El entorno en que se ha desarrollado, y la vivencia de la participación son elementos que influyen sobre su forma de ser e…

LA SABIDURÍA DE LOS CUENTOS DE HADAS (RUDOLF STEINER)

Pero nadie imagine que lo que ocurre durante el sueño en las honduras anímicas, no subsiste asimismo durante el período de vigilia. Un muy interesante descubrimiento de la ciencia espiritual muestra, que el hombre no sólo sueña cuando cree soñar, sino también en la vigilia. En realidad el sueño satura el alma, si bien el individuo no se da cuenta de ello, porque la conciencia de vigilia sofoca, por ser más fuerte, la onírica. Así como se hace más opaca una luz débil por la acción de otra más brillante, así la conciencia diurna ahoga este sueño ininterrumpido que se prosigue incluso durante la vida diurna normal, pero que subsiste en todo momento en el fondo del alma. El hombre, pues siempre sueña, aunque de ello no sea consciente, y de la profusión de los procesos que ocurren en los sueños inconscientes, y que son infinitos en comparación con el devenir de la conciencia diurna, emergen los que afloran a la conciencia, como gota de agua que se separa del amplio mar en el que se conte…

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

Nací en el año 1949. En 1961 empecé la enseñanza media y, en 1967 entré en la universidad. Cumplí los 20 años en pleno auge de las aparatosas revueltas estudiantiles que todos conocéis. En este sentido, creo que se me puede considerar un típico hijo de los años 60. Pasé el período más vulnerable, más inmaduro y, a la vez, más decisivo de mi vida respirando a pleno pulmón el aire salvaje, improvisado y espontáneo de los años 60 que, como es lógico, acabó emborrachándome por completo. ¡Había tantas puertas que debíamos abrir de una patada! Sí. ¡Y que fantástico es tener ante los ojos puertas para que las abriéramos a puntapiés! Y todo eso con los Doors, los Beatles, Bob Dylan y los otros como música de fondo.


Después de leer esto me pregunto: si ahora también vemos puertas a las que darle patadas y abrirlas a puntapiés ¿Por qué no nos parece fantástico hacerlo y nos quedamos pasmados, con…