Ir al contenido principal

MUJER CORAJE- SOFÍA TREMENTENAIRE






El oficio de trementinaire fue una actividad exclusiva del valle de La Vansa y Tuixent en la comarca del Alt Urgell. Ejercida mayoritariamente por mujeres, tenía como objetivo complementar la economía doméstica de la familia y aportar liquidez en forma de dinero, en un contexto donde los intercambios monetarios eran escasos.

Las trementina se desplazaban por Cataluña siguiendo unos itinerarios prefijados con el fin de vender la trementina, hierbas medicinales y otros productos de montaña. Los viajes de las trementinaires tenían también como objetivo comprar u obtener objetos y recursos que no eran accesibles a la montaña. Como dice el antropólogo Juan Frigolé "ir por el mundo fue una de las estrategias adaptativas de un campesinado de montaña con una economía de autoconsumo, en el contexto de una economía mercantilizada».Salían del valle generalmente por parejas y viajaban a pie o en transporte público cuando era posible. Generalmente salían dos mujeres, una joven y una más grande, con más experiencia. En general eran de la misma familia, hermanas, madre e hija o abuela y limpia. La confianza entre ellas era muy importante ya que la gran transmitía a la aprendiz no sólo los conocimientos sobre plantas y trementina sino también las artes medicinales, los circuitos de venta y los clientes potenciales. Durante el trayecto se hospedaban en casas particulares donde se las acogía a cambio de hierbas y remedios. Sus circuitos habituales incluían las comarcas de los dos Pallars, la Cerdanya, los dos Urgell, Anoia, Bages, Osona, los dos Valleses, el Barcelonés, la Selva, el Gironés, los dos ampurdanés y la Garrotxa. Pero también llegaron hasta Arán, el sur de Francia, Tarragona y Aragón. Solían hacer dos viajes al año, uno en otoño del cual retornaban por Navidad, y otro tan pronto habían matado el cerdo y que duraba hasta la Pascua. El primer viaje de una trementinaire que tenemos documentado fue en 1875. El último lo hizo Sofía Montaner en 1984.

Sofía Montaner empezó a ir por el mundo con su abuela y luego con su madre. También fue a servir a Terrassa. Su padre tenía un rebaño no trashumante, pero lo perdió durante la guerra.

En 1936 se casó con Miguel Borrell que era del mismo pueblo, hijo de trementinaire. Miquel había ido por el mundo con su madre porque no tenía ninguna hija. Su padre trabajaba en el bosque e iba a segar. Miquel también hizo durante mucho tiempo de segador y de leñador.

Tras la Guerra Civil, Sofía fue por el mundo con su suegra, con las dos hijas mayores separado, con chicas alquiladas, con una mujer de su pueblo de la misma edad, y finalmente con su marido, con quien viajó hasta 1982. Este es uno de los pocos casos en que un hombre ejerció el oficio.

Sofía hizo el último viaje en 1984 cuando contaba 73 años.

En diciembre de 1998 se inauguró en Tuixen el Museo de las trementina, un homenaje a estas mujeres valientes y una nueva contribución post mortem a las transformaciones económicas, culturales y sociales del valle de La Vansa.

GRACIAS AL PROGRAMA EL ESCARABAJO VERDE DE RTVE

Comentarios

Entradas populares de este blog

PEDAGOGÍA DE LA PARTICIPACIÓN INFANTIL

Una pedagogía de la participación infantil debe por lo menos considerar:·La información y comprensión de los niños sobre lo que significa ser sujeto de Derechos y la comprensión e implicaciones de su derecho a la participación.·El estimulo de un estilo de liderazgo no competitivo, donde los aportes se miran no por el niño o la niña que más habla, sino por aquél que más aporta sin pretensiones de protagonismo y competencia individual y que tiene capacidad para representar a sus pares más allá de sus necesidades individuales.·El reconocimiento de los adultos de la capacidad del niño para expresarse, su derecho a ser escuchado y la aceptación de formas de comunicación no únicamente escriturales y orales.·El partir en los procesos pedagógicos de las características del niño/niña por edad, nivel de maduración, características personales y culturales, experiencias, etc. El entorno en que se ha desarrollado, y la vivencia de la participación son elementos que influyen sobre su forma de ser e…

LA SABIDURÍA DE LOS CUENTOS DE HADAS (RUDOLF STEINER)

Pero nadie imagine que lo que ocurre durante el sueño en las honduras anímicas, no subsiste asimismo durante el período de vigilia. Un muy interesante descubrimiento de la ciencia espiritual muestra, que el hombre no sólo sueña cuando cree soñar, sino también en la vigilia. En realidad el sueño satura el alma, si bien el individuo no se da cuenta de ello, porque la conciencia de vigilia sofoca, por ser más fuerte, la onírica. Así como se hace más opaca una luz débil por la acción de otra más brillante, así la conciencia diurna ahoga este sueño ininterrumpido que se prosigue incluso durante la vida diurna normal, pero que subsiste en todo momento en el fondo del alma. El hombre, pues siempre sueña, aunque de ello no sea consciente, y de la profusión de los procesos que ocurren en los sueños inconscientes, y que son infinitos en comparación con el devenir de la conciencia diurna, emergen los que afloran a la conciencia, como gota de agua que se separa del amplio mar en el que se conte…

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

EL FOLCLORE DE NUESTRA GENERACIÓN: PREHISTORIA DEL ESTADO AVANZADO DEL CAPITALISMO (Haruki Murakami)

Nací en el año 1949. En 1961 empecé la enseñanza media y, en 1967 entré en la universidad. Cumplí los 20 años en pleno auge de las aparatosas revueltas estudiantiles que todos conocéis. En este sentido, creo que se me puede considerar un típico hijo de los años 60. Pasé el período más vulnerable, más inmaduro y, a la vez, más decisivo de mi vida respirando a pleno pulmón el aire salvaje, improvisado y espontáneo de los años 60 que, como es lógico, acabó emborrachándome por completo. ¡Había tantas puertas que debíamos abrir de una patada! Sí. ¡Y que fantástico es tener ante los ojos puertas para que las abriéramos a puntapiés! Y todo eso con los Doors, los Beatles, Bob Dylan y los otros como música de fondo.


Después de leer esto me pregunto: si ahora también vemos puertas a las que darle patadas y abrirlas a puntapiés ¿Por qué no nos parece fantástico hacerlo y nos quedamos pasmados, con…